Share Button

Hay días de primavera un tanto tristes en los que no brilla el sol. Días que atenúan su luz y nos invitan a caminar por parques solitarios donde nuestra única compañía son esas fuentes que nos salpican su música.

Parque de María Luisa (Sevilla).

Aguas que salpican música-Arantxa Sampedro