Share Button

El gentío abarrotaba la calle en un día sofocante de calor.

Alzo la mirada en un intento ingenuo de obtener un poco de aire fresco.

Mis ojos te descubren y mi paso se detiene al instante.

A mi alrededor todo se desvanece, se hace el silencio.

Tus pétalos, de un rosa intenso, dulcifican ese momento eterno.

Siento un escalofrío y la emoción eriza cada célula de mi cuerpo.

Te inmortalizo y, mientras te observo, me pregunto si alguien más te ve.

Esbelta, brillante de elegancia, sencillamente perfecta.

Enmarcada en tu ventana, mirando la vida pasar.

Mirando la vida pasar - Arantxa Sampedro