Share Button

 

Cuando me asomé desde el mirador contemplé un paisaje maravilloso. Dos únicos senderos accedían a aquella playa, empinados y con cierta dificultad. No lo dudé. Bajé por uno de ellos y obtuve mi recompensa. Disfrutar del silencio y de una playa natural de aguas tranquilas y cristalinas que me hicieron sentir en el paraíso.

Playa de los Muertos – Carboneras (Almería)