Share Button

Tras días de fuertes tempestades y un mar embravecido llegó la calma a las aguas del océano frente a los acantilados de la Costa da Morte en A Coruña.