Share Button

Rogaba la rosa a la fuente unas gotitas de agua,

que calmaran su sed y sus ansias de vida.

 ¡Ay! marchita esperanza, su gemela decía,

que tus pétalos caen y te quedas desnuda.

Y afligida lloraba la rosa, sintiendo pasar el tiempo,

mirando pasar el día, mirando llegar la luna.

                                                                                                      Arantxa Sampedro.