Share Button

En el Real Alcázar de Sevilla el arte se descubre a cada paso.

En uno de los arcos del Patio de las Doncellas, la mano de Fátima, símbolo de protección; sobre ella la  concha, símbolo de fertilidad y vida.