Share Button

Pequeño saltamontes, sé tú mismo y nunca temas estar desnudo a los ojos de los otros.
Pero recuerda que a veces los hombres se ocultan, y que lo sencillo muchas veces no es comprendido.