Share Button


Mi mayor emoción… cuando él se giró para mirarme. ¡El cuadro tenía vida!