Share Button

Durante mi visita al conventual santiaguista de Calera de León en Badajoz respiré un silencioso aire monacal de gran sosiego intensificado por el crotorar de la cigüeña.